Grand Cru – esta edición excepcionalmente exclusiva es como magia para nuestra piel

 

Érase una vez una rosa. Una rosa que encarna el símbolo de la belleza perfecta. Esta rosa ha formado parte de la historia de la empresa BABOR desde el principio, porque ya en

1956 el Dr. Michael Babor aspiraba a este ideal y sentó las bases para la cosmética de la más alta calidad.

Ahora esta rosa especial se encuentra un lugar muy especial dentro de la gama de productos. Combinada en tres ampollas diferentes representa el antienvejecimiento definitivo:

Ultimative Antiaging, para pieles particularmente exigentes. Juntas esta combinación de ampollas proponen una cura intesiva de una semana que previene el envejecimiento y asegura

una tez más suave y más joven.